31 de julio de 2015

Lo urgente contra lo importante

por Pablo FERNÁNDEZ CHRISTLIEB


Crisis, palabra griega, se refiere al instante en que se decide un futuro, o sea, al punto en el cual tiene que suceder algo, o todo lo contrario. Así, cuando la moneda de un volado está en el aire, está en crisis, como el peso mexicano, y puede caer completamente águila o definitivamente sol, pero no quedarse volando. En medicina se llama crisis a ese momento que ya no depende del médico, sino del paciente, en donde uno se cura de una buena vez o se muere de una vez por todas, porque, en efecto, crisis, etimológicamente, significa yo decido. 

Quienes creen que la actual crisis nacional es algo terrible son unos optimistas; por eso están tan apurados tratando de arreglarla. Los pesimistas están más tranquilos porque saben que sólo ha pasado lo de siempre, es decir, ha sucedido otra vez el hecho de que vivimos en México, país al que le encantan las sorpresas; país que no cree en el futuro, sino que cree en el pasado, y por eso, y por eso lo reinstala cada tanto, cada sexenio; país que no se traga el cuento de la realidad porque le gusta más la historia de la fantasía. En la lógica lo contrario de una mentira es la verdad; en México, lo contrario de una mentira es otra mentira: Quizá lo único malo es que el encanto de vivir en México se paga en dólares...

Descargar texto completo en PDF

__________________________________

Gracias a Jahir Navalles que hace tiempo nos había pasado este texto.


No hay comentarios: