8 de abril de 2008

Diálogos No. 1: ¿Qué estudia la psicología?
















Diálogos para repensar la psicología.
Número 1: ¿Qué estudia la psicología?
Guadalajara: Departamento de Asuntos Sin Importancia.
Mayo de 2006. 36 págs.


Editorial
Vaya mundo sería el nuestro si las ideas y dudas pudiesen andar caminando a lado de nosotros; y saludarlas, odiarlas, quererlas, depurarlas, acrecentarlas o cuanta cosa se ocurra; ¿Cómo serían? Morin diría que como demonios, que de por sí ya parecen; cuando no nos dejan dormir y la pasamos a vueltas por la cama, cantándolas, cuando en el bar a los penúltimos tragos de vino soñamos en mil proyectos que nos hagan sentir más vivos, o simplemente cuando en cualquier medio de transporte nos permitimos mirar todo y nada a la vez, mientras elucubramos aquellas simplezas sin importancia de la vida que al final resultan ser las más esenciales; pensar, charlar de ayer, hoy y quizás mañana., descansar, amar, tomar 2 o 3 cervezas con los amigos, ir al café, jugar al ajedrez, leer, enriquecernos el espíritu. Si nos extendemos a los que pretenden ser o son psicólogos; hacer trincheras educativas, sociales, laborales, clínicas (que además son sistémicas, gestálticas, psicoanalíticas, conductistas), por sólo nombrar unas, en las cuales se aplican exámenes, se pasan calificaciones, se defienden teorías casi todo poderosas, se fragmenta el conocimiento y saberes de la psicología, se hace intervención educativa, modifican sistemas, cogen al sujeto como un discurso, analizan y describen puestos o masas; dan y reciben clases, revisan-modifican currículas, en fin, plausibles las convergencias y pueriles las divergencias. Pero todas estas cosas resultan ser grandes porque entre tanta profesionalidad y ociosidad les damos sentido o las sentimos.

Luego viene una paradoja, que tales demonios son tan celestiales que nos regocijan al grado de no poder estar lejos de ellos, en lo que respecta a nosotros estamos tan endemoniados que el Departamento de Asuntos Sin Importancia tras su fracaso rotundo de hacer que en el santuario aparezca la santa ociosidad, decidió ponerse en calidad de pecado “muy confiado”, en los milagros que pueden o no pasar al dialogar las quimeras de dudas que tenemos. Por eso como ya habíamos dicho Diálogos nace para sentarnos a departir el conocimiento por el puro gusto, por cierto gusto que está tan gustoso de presentar las primeras preguntas con las que queremos inaugurar nuestro festín de discusiones; ¿Qué estudia la psicología y para qué?.

Como no pretendemos ser los únicos preguntones, retando a la memoria y las ideas, creamos un espacio en forma de revista, osease dimos vida a la revista que nadie esperaba, para abrir camino a la aventura de la curiosidad de los saberes, para esto hemos invitado a una serie de sujetos-objetos los cuales ensayescamente mucho pueden compartirnos del “qué-hacer” de la psicología.

Esperamos que gusten de ella tanto como nosotros, de cualquier forma Diálogos ya empieza a hablar e interrogar en pro de la reflexión ociosa.


Artículos

Psicología y ciencia
por Carlos Eduardo Martínez. P. 4-7.

¿Qué es la psicología? Algunas preguntas a las respuestas
por Lidia Karina Macías Esparza. P. 8-11.

¿Qué, la psicología? Genealogía geográfica y algunas problematizaciones
por Adrián Sigifredo García Jiménez. P. 12-16.

En el principio era el pensamiento
por Héctor Eduardo Robledo Mejía. P. 17-23.

Una psicología para estar más contento. Entrevista con Pablo Fernández Christlieb
por Noemí Rudametkin Vega y Héctor Robledo Mejía. P. 24-30.


Secciones

Mucho gusto
Rompiendo las reglas. Cuentos casi completos
por Víctor Israel Villarreal Villanueva. P. 31.

El rincón del tío Pelón
La piedra sobre los hombros
por Martín Silva Oropeza. P. 32.

¡Que pare el mundo!
Día del odio y la enemistad
por Giiremos. P. 33.

Esta flor ya se rompió
El profesor Avenarius y la especie motorizada
por Chac. P. 34-35.


Todas las fotografías de este número son de Saúl Núñez.


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios: